El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Servicios

Actualidad en Rehabilitación Neuropsicológica

Loida Esenarro Valencia,
Neuropsicóloga del Instituto de la Memoria - IMEDER.

¿Qué es?
La Rehabilitación Neurocognitiva es proceso interactivo por el cual a través del cual la gente con daño cerebral adquirido o congénito se trabaja junto con un terapeuta para remediar o aliviar los déficits cognitivos que surgen tras el daño cerebral o patología mental..

Para Chirivella (1998) asegurar una rehabilitación cognitiva efectiva necesitamos:

a) centrarnos en la discapacidad más que en el déficit
b) no olvidarnos de las emociones y la motivación
c) tener una visión amplia y dialogar con otras disciplinas como la neuropsicología cognitiva y las terapias rehabilitadoras
d) ampliar la base teórica y,
e) asegurar que la rehabilitación es accesible para todo aquel que la necesita.

López (2001), distingue tres modalidades de rehabilitación cognitiva:

  • 1. Rehabilitación: consistente en la recuperación de la función deteriorada. Explica Ginarte (2002), que esta modalidad se utiliza cuando existe pérdida parcial de un área circunscrita pues se puede reorganizar o reconstituir por entrenamiento. Es el denominado modelo de deficiencia, basado en la premisa de que la repetición o práctica puede mejorar tareas de ejecución, y de que existe algún nivel de generalización entre las tareas de entrenamiento y el mundo real.
  • 2. Sustitución: referente a la asimilación de la función deteriorada por otra conservada.
  • 3. Compensación: Se asume que la función alterada no puede restaurarse y se intenta potenciar el empleo de diferentes mecanismos alternativos o habilidades preservadas.Se utiliza de algún elemento externo al sujeto para que compense la función deteriorada (ej., emplear una calculadora en lugar de sumar mentalmente).

La metodología y las técnicas a utilizar son variadas. Las técnicas conductuales son también incluidas dentro de la labor de rehabilitación. En el campo de las demencias, el objetivo de la rehabilitación varía. No se quiere evaluar cambios trascendentales, se busca la adaptación del sujeto a su nuevo estado y ambiente. Se busca también, la actividad mental continua, creyendo en que la activación cerebral, la mayoría de sinapsis y arborizaciones dendríticas, retardarán la progresión del deterioro cognitivo propio de la enfermedad. Asimismo, los términos mejor utilizados en demencias y deterioro cognitivo son Estimulación cognitiva, psicoestimulación, entrenamiento cognitivo o gimnasia mental. Modernamente también se ha acuñado el término pilates para el cerebro como una forma de acercar a los sujetos a un entrenamiento de su memoria y funciones desde un marco lúdico y activo.

Plasticidad cerebral y rehabilitación neurocognitiva

Ginarte (2007) mencionando a otros autores define a la neuroplasticidad como el potencial para el cambio o la capacidad de modificar nuestra conducta y adaptarse a las demandas de un contexto particular . Por su parte, Bergado considera que el SNC es un producto nunca terminado y el resultado siempre cambiante y cambiable de la interacción de factores genéticos y epigenéticos.

La plasticidad neuronal está más referida a los cambios eléctricos que se esperan aumenten. La mayor cantidad de sinapsis dará como resultado regeneración axonal y neurogénesis. Se discute mucho si en el adulto puedan nacer nuevas células y lo que se va obteniendo en los estudios es que la zona hipocampal, importante para el aprendizaje, se muestra con potencial regenerador.

Entre otras formas de estimular la cognición se vienen planteando tareas de las artes. Tal es así, que se forja ya la cineterapia, musicoterapia activa y pasiva la laborterapia entre otras. Las actividades musicales propusieron a los pacientes escuchar música, tanto dirigida como de su gusto personal, con el objetivo de estimular la imaginación y la creatividad y provocar recuerdos, imágenes y fantasías. El tocar instrumentos y la experiencia de ese nuevo aprender favorece a la sensibilidad y el vínculo social si se trabaja en grupo.

Programas de estimulación cognitiva
¿Es útil? ¿Qué beneficios se obtienen?

En un congreso americano de psiquiatría, de manera humorista y reflexiva la vez, la frase de Sir Martin Roth: “úsala o piérdela”, refiriéndose a la memoria da pie a la activación cerebral continua pues si no tenemos actividad mental es muy probable que nos cueste trabajo realizar tareas cognitivas como antes lo hacíamos. Un ejemplo claro es el cálculo elemental. Nos hemos automatizado con el uso de las calculadoras que si realizamos los cálculos mentalmente nos doblaría el esfuerzo y hasta dudaríamos de nuestros resultados.

Por ello, los adultos mayores pueden beneficiarse de estrategias de repetición de hechos, categorización de datos y uso de reglas mnemotécnicas. Por sí sola la categorización puede proporcionar importantes efectos beneficiosos cuando se le dan al anciano instrucciones específicas de repetir y rememorar por categorías los temas de información. Un ejemplo; se le indica al anciano que recuerde los fármacos que debe tomar, agrupados por categorías (para el corazón, para el funcionamiento intestinal, para el dolor de la artrosis). Los temas se recuerdan mejor utilizando palabras clave, o practicando y repitiendo una determinada información. Las ayudas visuales externas son muy importantes, por ejemplo, listas, cuaderno de notas, calendarios, colocar “recordatorios” en lugares visibles, otras personas que repitan la información a los ancianos, luces de alerta en hornillos eléctricos de cocina, y otras medidas de seguridad.

Los adultos mayores recuerdan mejor las imágenes; por ello, es recomendable utilizar símbolos de alimentos para el comedor, o sillas y TV para el salón. Las ayudas visuales internas son también útiles; se trata de concentrarse más, de crear imágenes, o tratar de encontrar asociaciones.
Castillo (2002) propone que para hacer un programa de rehabilitación: la programación para la rehabilitación neuropsicológica este puede estar basado en:

  • 1. Apoyar las áreas débiles (funciones alteradas).
  • 2. Apoyar las áreas fuertes (funciones conservadas) .
  • 3. Trabajar el eslabón débil haciéndolo crecer apoyándose en los eslabones fuertes desde niveles muy sencillos a cada vez más complejos; primero con ayuda y apoyo del terapeuta, después trabajando de forma conjunta con el paciente y finalmente se logra que lo haga de manera individual cuando ha interiorizado el programa.

BIBLIOGRAFÍA REVISADA:

1. Ostrosky, F., Ardila, A. Chayo R. (1996). Rehabilitación neuropsicológica. México: Editorial Planeta
2. Acuña, M., Risiga, M. Talleres de activación cerebral y entrenamiento de la memoria. Argentina: Editorial Paidós.
3. López, Oscar (2003). Clasificación del deterioro cognitivo leve en un estudio poblacional. Revista de Neurología Española. España. 37: 140 – 144
4. Ginarte, Y. (2002) Rehabilitación cognitiva. Aspectos teóricos y metodológicos. Revista de Neurología, 35: 870-6
5. Carretero, M. (2003) Tratamiento del deterioro cognitivo. Revista actualidad científica. Barcelona. 22: 160 – 162.
6. Castillo, A. (2002). Rehabilitación neuropsicológica en el siglo XXI. Revista Mexicana de Neurociencias. 34: 870 - 876
7. Chirivella,J., La rehabilitación neuropsicológica, Congreso virtual de Neuropsicología de 1998, revisado 07, 2007 desde http://neurologia.rediris.es/neurologia/boletin11.html

| Home| Quienes Somos | Servicios | Investigación | Test | Noticias | Actividades | Artículos| Links | Mapa |Contáctenos|

Copyright © 2003-2013 Instituto de la Memoria, Depresión y Enfermedades de Riesgo SAC - IMEDER
Monterrico: El Carmelo 244 - Santiago de Surco (Ref. Entre la cuadra 9 y 10 de la Av. Encalada).VER MAPA

Teléfonos: 435-3752 / 436-3555  / 99255186

Email: secretaria@institutodelamemoria.comv